TodoManagement

Noticias

 Últimas noticias

Velázquez, una lección empresarial para el siglo XXI

Velázquez, una lección empresarial para el siglo XXI
octubre 25
10:28 2017
Por José Javier Salutregui Pacios

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, bautizado el 6 de junio de 1591​-Madrid, 6 de agosto de 1660), conocido como Diego Velázquez, fue un pintor barroco español considerado uno de los máximos exponentes de la pintura española y maestro de la pintura universal. Esto que he escrito lo sabe cualquiera, pero hay algo que se desconoce, o que muy pocos conocen y que merece ser no sólo conocido, merece ser repensado y aflorado.

¿Cómo se pintaba en el siglo XVII? en realidad hasta la llegada de los impresionistas la técnica pictórica fue más menos consistente a lo largo de los siglos. Las maneras (resumidas) de cómo se llegaba a la finalización de una obra pictórica tienen que ver más con una eficiente gestión empresarial con metodología y procedimientos de innovación continua, que con una idea tan inexpresiva e inconsistente como la inspiración. Y me explico, el detalle de una expresión de un rostro, de una mirada, del brillo de la luz en el ropaje, o el color de la tez de los personajes que VELAZQUEZ representaba en sus obras, nacen de grandes manchas de “color”, de la acumulación de capas, más o menos traslúcidas que van poquito a poco aflorando cada detalle. De lo más grande, de manchas superpuestas hasta el pequeño detalle existe un viaje que representa una lección que toda empresa del siglo XXI debería de tener en consideración.

Habrá pensado que son manchas de color, si claro, pero no del color “colorido”. Me explico, el pigmento del color, como tal, el amarillo cadmio, el azul cobalto, el Carmín de Alizarina… son pigmentos que todos podemos ver o entender como color de verdad, frente a otros menos “coloridos” como son los pigmentos tierra, de color ocre, gris, marrón… ¿la diferencia? los primeros caros, los segundos, baratos. ¿Cómo se empieza a pintar? con manchas de pigmento tierra, los baratos, y poco a poco, se va revistiendo la obra con pigmento “colorido”, los caros, las últimas capas son de pigmento “color” en un 100%.

Y eso obedece, no solamente a que la utilización de pigmento “color” desde el inicio de cualquier obra podría suponer si no la ruina, un margen escaso de ganancia para el artista y su taller. SI no la constatación que el brillo máximo de color se da desde la escasez en su utilización y no por la saturación máxima del mismo.

Es decir, manejo de la eficiencia y de la eficacia máxima en una secuencia de cambio constante introduciendo novedades con el fin de llegar a la excelencia en el producto final. Esto es, utilización de materiales en proporción y en consonancia con el gasto, el esfuerzo y la ganancia y procedimientos aplicados en cada secuencia de producción para llegar a la máxima excelencia.

Sigo diciendo lo mismo, la empresa de hoy necesita, filósofos y pensadores capaces de dar otro tipo de miradas más cercanas a lo que este siglo significa. Disrupción y cambio constante. Porque el siglo nos habla y hay que saber escuchar lo que nos susurra.

Las miradas hacia otros lugares hasta ahora menos “afines” con el mundo de la empresa es obligado. Estudien a Velázquez y aprenderán una inmejorable lección de gestión e innovación empresarial.

­­JOSE JAVIER SALUTREGUI PACIOS

CREATIVE DISRUPTIVE MANAGEMENT

javiersalutregui@yahoo.es

Artículos relacionados