TodoManagement

Noticias

 Últimas noticias

La receta del marketing digital exitoso

La receta del marketing digital exitoso
julio 02
09:44 2018

Por Juan Merodio

Conseguir una estrategia de marketing online exitosa tiene mucha similitud con cocinar, es decir, elaborar una receta y hacer que la comida salga sabrosa. Te voy a contar cuál es la receta del marketing digital exitoso.

Lo primero empecemos con los ingredientes necesarios para ello, y para mi son 8:

Ingredientes

  1. Estrategia (tener definida una clara estrategia para saber cómo conseguirlo)
  2. Confianza (creer en ello, sino confías en el marketing digital no conseguirás resultados)
  3. Diversificación (debes ser consciente que el marketing digital no es la solución a todos tus males ni será el único responsable del éxito de tu negocio)
  4. Equipo (rodéate de un equipo bueno de profesionales con experiencia)
  5. Inversión (ten clara la inversión económica que puedes realizar, y si, es necesaria)
  6. Prueba-error (descubre el camino a seguir descartando lo que no funciona)
  7. Optimización (nunca pares de probar nuevas cosas que puedan mejorar tus resultados, aunque creas que tus actuales son muy buenos)
  8. Paciencia (esto es un maratón, no un sprint, por lo que tómatelo con calma porque esto lleva su tiempo.)

Tiempo de preparación

Ya tenemos los ingredientes claros, por lo que vamos al tiempo de preparación, que por mi experiencia te digo que será entre 18 y 24 meses, y al igual que cuando cocinas en el horno, el doblar la temperatura no reduce a la mitad el tiempo de preparación de la receta, por lo que aplica esta norma también en el negocio.

Modo de preparación

Ya tienes claro que esto lleva su tiempo, necesita inversión económica… por lo que ahora ya toca ponernos manos a la obra a preparar el camino. Por lo tanto, primer paso, analiza muy bien el mercado al que te quieres dirigir y el tipo de usuario. Para ello busca la manera por un lado de crear el perfil de tu posible cliente (llamado buyer persona) mezclando tu intuición con datos que puedas obtener del online y offline para responder las siguientes preguntas:

  • ¿qué necesita para ser feliz?
  • ¿qué hace cuando no está en el trabajo?
  • ¿En qué le gusta gastar el dinero?¿quién le influye?
  • ¿pasa mucho tiempo en internet?¿en que redes y canales?
  • ¿qué tipo de dispositivo móvil usa?
  • ¿Qué blogs lee?
  • ¿qué temas le interesan?
  • ¿dónde busca información?
  • ¿qué tipo de formato prefiere para consumir el contenido?
  • ¿suele comprar online?¿en qué horarios está conectado a Internet?
  • ¿qué problema necesita solucionar alineado a nuestro producto o servicio?
  • ¿qué aspectos evaluar antes de tomar una decisión de compra?
  • ¿qué impacto emocional es el que resulta un mejor activador?… esta son solo algunas de las preguntas a las que deberías dar respuesta.

El siguiente paso es crear justamente lo inverso, es decir, ¿quién no es nuestro cliente? es decir, el buyer persona negativo, y esto incluye también a esos clientes que no interesa que sean clientes. Para sacar la información puedes al igual que en el anterior basarte en especulaciones pero también en experiencias que hayas tenido con clientes que te hicieron ver qué no lo estabas haciendo bien, por ejemplo, esos usuarios que estuvieron a punto de ser clientes pero al final no convirtieron ¿cuál fue la razón exacta? Te puedes apoyar en preguntas como

  • ¿Qué clientes son los que convierten mejor y necesitan menos tiempo de dedicación por parte del equipo?
  • ¿Cuánto tiempo te lleva convertir a los clientes que menos gustan?
  • ¿Qué clientes son los que duran poco como clientes y por qué?
  • ¿Qué clientes generan recomendaciones negativas de la empresa o producto?
  • ¿Qué clientes son los que generan la menor rentabilidad?
  • ¿Qué clientes tienen el coste de adquisición más elevado?

Cuanto ya tienes claro el punto anterior es hora de marcarnos los objetivo cuantitativos y cualitativos a conseguir, y dividirlo en generales y específicos, es decir, la suma de los específicos abarcarán el general. De esta manera puedes ir trabajando por áreas para saber dónde debemos poner más recursos para llegar a nuestro objetivo.

A continuación define la inversión de la que vas a disponer y diversifícala, invirtiendo de mayor a menor en aquellos recursos que te acerquen más a tus objetivos. En esta inversión debes tener en cuenta el equipo de personas, presupuestos para publicidad digital, herramientas y todo aquello que necesitas que entre a formar parte de la estrategia.

Con los recursos asignados es hora de decidir que canales y de qué manera los vamos a usar, identificando una misión concreta para cada uno que sumará en la consecución del objetivo, y nunca dos canales deben tener sola y exclusivamente la misma misión, es decir, si en Facebook y Twitter haces exactamente lo mismo, algo no está bien equilibrado, por lo que decide cuál será la contribución que hará cada uno de los canales.

El siguiente paso es definir un cuadro de mandos donde por cada canal escojamos entre 3 y 6 indicadores (KPI´s) para monitorizar e ir pudiendo medir mes a mes la evolución de cada uno de ellos y ver si el camino que llevamos es el correcto,  y de lo contrario tomar medidas correctivas.

Para las distintas acciones y decidir cuál llevar a cabo, puedes usar el método ICE Score, que comenté el otro día en uno de mis videos cómo se usaba, y que se basa en lo que llamo círculo del objetivo, que son los cuatro pasos que debes seguir constantemente para alcanzar tus objetivos y qué son: generar ideas, priorizarlas, testarlas, analizarlas, y volver a generar ideas y repetir el círculo.

Sigue esta receta en tu marketing digital y verás como poco a poco los resultados van apareciendo y podrás conseguir esas campañas exitosas que tanto estabas buscando.

 

Cortesía de Juan Merodio

https://www.juanmerodio.com

 

Artículos relacionados