TodoManagement

Noticias

Educación virtual: una formación bien real

Educación virtual: una formación bien real
febrero 06
11:25 2014

Uno de los fenómenos más emblemáticos de la globalización es la comunicación a distancia en tiempo real. Ante el surgimiento del  espacio cibernético surgen nuevas modalidades de transmisión del conocimiento y como consecuencia de ello  la educación  transforma sus prácticas e incorpora Nuevas Tecnologías.

A la cultura escolar monopólica de las últimas décadas le han surgido otros competidores: la formación a distancia no presencial o semi presencial. Se trata de  una metodología específica de capacitación basada en nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs) en la cual, la transmisión de contenidos se realiza a  través de Internet. El aula virtual reemplaza al aula tradicional, el intercambio alumno- docente se realiza a través de aplicaciones específicas, la videoconferencia, los foros temáticos,  las imágenes, el correo electrónico, o el Chat entre otras modalidades que tienden a   favorecen un intercambio y participación muy activos.

En la actualidad  la oferta educativa virtual es proporcionada aproximadamente por 48  de las 103 instituciones del sistema universitario  nacional,  frente a las  25 instituciones que ofertaban carreras a distancia en el año 2000, es decir que prácticamente el número se ha duplicado. Con respecto a las carreras ofrecidas un estudio de los autores Mgter. José Francisco Martín y Lic. Maida Diyarian  indica para el  año 2007 un total de 304, distribuidas en los  siguientes niveles: un  36 % corresponden a grado, 34% al pregrado y el 30 % a posgrados. Otro dato representativo es la  evolución de la matrícula la cual pasó de 18.864 alumnos en el 2002 a 54.880 en 2006. En cuanto a las disciplinas de mayor preferencia de los estudiantes se observan tres áreas principales: Administrativo-Contable con el 32.58%, Jurídica con el 28.78% y Educación el 16.66%, las cuales representan casi el 80 % de los alumnos a distancia.

En América Latina un informe publicado en el año 2005  por el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC)  revela que se han identificado  un total de 456 instituciones de educación superior en la región con algún tipo de programas de educación virtual.

Esta modalidad de aprendizaje permite entre otras cosas el acceso a la educación  a una inmensa población distante geográficamente de los centros educativos urbanos. En este sentido  sería casi imposible imaginarse un habitante de Guaminí, Los Toldos, o Mar de Ajó, en particular este último viajando diariamente 200 km a Mar del Plata para comenzar sus estudios universitarios. Tal ha sido la experiencia de la Universidad Nacional de Tres de Febrero que, con el objeto de acercar un aprendizaje de nivel profesional a una población importante  de empleados bancarios, estableció un convenio de formación con el Banco Provincia de Buenos Aires que permitió desarrollar la capacitación de no menos de 1000 empleados logrando así trazar ese círculo virtuoso que consiste en armonizar  formación y  trabajo.

Otra característica de importancia es la flexibilidad en la administración del tiempo de estudio  permitiendo así  que la ecuación trabajo – formación  profesional se realice en forma   simultánea,  sin colisiones.  El aprendizaje virtual  también convoca a otros destinatarios, los graduados universitarios que en la búsqueda de la capacitación permanente deciden continuar sus estudios y especializarse en programas de posgrado o iniciar nuevas carreras. Para aquellas mujeres que aspiran a compatibilizar el cuidado de sus hijos, las actividades del hogar y su vocación de estudio, estas propuestas  también brindan un sinnúmero de beneficios. Ahora bien, ¿cuáles son los elementos distintivos de esta modalidad de aprendizaje?

Resulta de interés destacar los estudios referidos a  los resultados  en el aprendizaje con estas tecnologías, los cuales señalan que son similares, a los obtenidos mediante los métodos convencionales. Al respecto Phipps & Merisottis (1999) del Instituto de Políticas de Educación Superior (Washington, DC)  observan que, “muchos de los resultados parecen indicar que la tecnología no es tan importante como otros factores tales como  la pedagogía y  el arte de la enseñanza”

En la actualidad, los títulos otorgados por un variado número de organizaciones educativas  tienen validez oficial. Este aspecto es de vital importancia a la hora de elegir  las mejores ofertas institucionales.  La Resolución del Ministerio de Educación Nro. 1717/04 (en el nivel de Educación Superior) requiere determinados estándares de cumplimiento a los efectos de  aprobar los proyectos educativos de las instituciones en lo relativo a alcance de las carreras, plan de estudios, carga horaria, evaluación del aprendizaje, perfil académico del equipo docente, infraestructura y equipamiento tecnológico.

Datos, información, conocimiento…se han convertido como señala Alvin Toffler en una de las reservas más valiosas del mundo contemporáneo. Numerosos observadores sostienen la importancia del “conocimiento” en la generación de la riqueza de un país. El desafío estará dado entonces por lograr que el acceso al ciberespacio digital,  se torne más  equitativo, permita generar una   mayor movilidad social,  y  contribuya a  la transformación de  la vida de las personas. En  este sentido la educación virtual cumple un especial protagonismo pero para ello las instituciones deberán procurarse un marco organizativo y técnico para poder adecuarse a los nuevos paradigmas.

Se denomina “campus virtual” al  espacio cibernético en el cual docentes y alumnos realizan sus actividades., Cabe señalar que para acceder a la formación virtual no se requieren conocimientos especiales de informática; el requisito técnico es una computadora conectada a Internet y la realización de una operatoria muy sencilla. Al ingresar al campus se accede a los contenidos multimediales (didácticos),  a los foros de discusión y  al correo electrónico. Estas herramientas de comunicación facilitan el diálogo docente – alumno, aunque también existen unidades de asistencia al usuario ante problemas de conectividad, aspectos técnicos u otros servicios.

 

Lic. Debora Schapira.

Lic. en Administración de Empresas -Posgrado en Educación (Universidad Torcuato Di Tella)

Profesora Universitaria: Universidad Nacional de Tres de Febrero /Universidad Nacional de San Martín.

Artículos relacionados

0 Comentarios

Todavía no hay comentarios !

No hay comentarios hasta ahora, quieres escribir uno?

Escribe un comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.