TodoManagement

Noticias

 Últimas noticias

Planificación Estratégica: apalancar lo bueno, con algo mejor

Planificación Estratégica: apalancar lo bueno, con algo mejor
junio 09
13:23 2014

Por Guillermo Devereux

La innovación no es solamente un cambio radical en la forma de hacer las cosas sino que la innovación continua que tiene que ver con el mejoramiento de los procesos de las empresa es el formato que garantiza una constante creación de ventajas competitivas; y concibiendo nuevos elementos, componentes, circuitos, formas y modos de hacer las cosas y los procesos de elaboración de los productos con incremental y sostenida mejora.

Es muy común la tendencia a romper o disruptir las metodologías o proyectos pasados; sin embargo, el uso de best practices ya logradas y medidas en otros ámbitos o regiones, así como el apalancamientos en mejoras obtenidas en el pasado, lleva a una optimización de los recursos usados para la innovación.

La idea es apalancar lo bueno con algo mejor, lograr sostener ese buen punto de apoyo para crear sobre ese punto el ámbito de mejora. De hecho, si no lo hacemos, vamos indefectiblemente a un “sube y baja”, donde mejoras logradas pierden recursos y mantenimiento en pos de un nuevo proyecto, y se convierte de nuevo en el cuello de botella del pasado.

Es por ello que buenos ejemplos de éxito se dieron en el trabajar en todos los planos, rotando lo que se tiene a mano mientras se espera y trabaja arduamente para generar las condiciones de disrupción futura. Muchos empezaron calcando, pero copiaron de tal manera que esto les permitió “a su tiempo” plantearse la disrupción.

Pero esto sólo se puede si planteamos Indicadores o KPIs concretos, seguibles y mensurables…o sea medimos, medimos y medimos. Como bien se dice….”intenta, mide, falla, y vuelve a crear”. Lo pasado no solo es experiencia, sino también buenas prácticas que son cimiento para construir o reconstruir.

Las buenas prácticas son sistemáticas, eficaces, eficientes, sustentables, maleables….es decir, no es acción de un día, sino que se desarrollan de modo continuo, con control de su eficacia (capacidad de obtener el resultado buscado) pero con expectativa de eficiencia (lograr lo deseado con la mejor relación recursos empleados – resultados obtenidos).

Si esto no se hace en forma orgánica, sistemática, y siempre conservando las mejoras logradas para que hagan de base a otra mejora (camino de la mejora continua), siempre estaremos en un camino de serruchos donde la perdida de dinero, horas humanas dedicas e insatisfacción, harán que el proceso disruptor esperado no sea de la magnitud buscada.

Por Guillermo Devereux

liamdevereux@live.com.ar

Twitter: @23essex

Artículos relacionados

0 Comentarios

Todavía no hay comentarios !

No hay comentarios hasta ahora, quieres escribir uno?

Escribe un comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.