TodoManagement

Noticias

 Últimas noticias

El Rol de las consultorías

El Rol de las consultorías
agosto 25
12:03 2014

Por Guillermo Devereux

 

El  Consultor en planeamiento estratégico es un profesional independiente, externo a las organizaciones con las cuales trabaja, y que asiste a sus ejecutivos y/o directivos, en su esfuerzo por alcanzar los objetivos institucionales; resolviendo problemas, identificando y aprovechando oportunidades, incrementando su capacidad de aprendizaje y apoyando la implementación de cambios organizacionales.

El rol que el consultor asuma y las acciones que tome, cumpliendo ese rol, son clave para los resultados de los procesos de planeamiento estratégico.

Para entender el rol del consultor hay que tener claro que su responsabilidad central es lograr que la organización elabore el mejor Plan Estratégico posible, que el proceso clarifique los principales problemas, identifique las oportunidades, potencie a la organización y le brinde mayores posibilidades de éxito.

Toda la conducta del consultor debe estar dirigida hacia el cumplimiento de esa responsabilidad.

Ello significa que el consultor no puede reducir su trabajo a aplicar una metodología interesante, o a mantener un buen estado de ánimo en los profesionales involucrados.

Su esfuerzo debe estar en generar situaciones y promover los análisis que estimulen la organización a repensar sus supuestos y creencias, a desarrollar su pensamiento estratégico, ayudándoles a resolver las dificultades que pueda encontrar en ese proceso.

El consultor necesita tener claro que todo proceso de planeamiento estratégico es un proceso de aprendizaje, que no es suficiente que él mismo esté claro sobre los problemas y/o que visualice posibilidades de la organización, sino que es necesario que sus clientes los descubran por sí mismos. Su ayuda debe ser funcional a ese propósito central.

En todo momento el consultor ayudará a su cliente a repensar sus ideas, a replantear sus problemas, a poner en cuestión sus creencias y preferencias.  Es de ese esfuerzo de reinterpretación de una realidad ya “conocida” que nacen las mejores ideas de estrategias, que posibilitarán a sus clientes dar saltos cualitativos en su situación. Si el consultor se dedica a promover sus soluciones prefabricadas el proceso de planeamiento pierde potencialidad.

La labor del consultor jamás es mecánica, su accionar deberá siempre adecuarse a las características de su cliente y al tipo de situación que la organización está enfrentado objetivamente.

Por esa razón, el background en nuevas tendencias o modelos mentales disruptores, son buenos ingredientes para lograr un brainstorming, donde los directivos de la empresa cliente, vean “más allá de lo normal”. Esto permite llegar a fronteras que previamente se daban como imposibles de atravesar.

Para lograrlo el consultor realiza varios tipos de labores, brindando:

1-    Conceptos sobre gerencia, planeamiento estratégico y finanzas, para orientar el pensamiento de los participantes en el proceso de planeamiento.

2- Información en materia de tendencias económicas, condiciones de mercado, experiencias aleccionadoras, y casos de éxitos y fracasos, etc.

3-Opiniones y casos que tengan valor evaluativo para las situaciones, indicadores y ratios de la empresa, en comparación con otras del mercado y con los estándares del sector.

4-Herramientas metodológicas ad hoc, ideas y facilitación de los procesos de análisis y de síntesis, sobre las situaciones institucionales y las propuestas de desarrollo.

5-Intermediación para la solución de conflictos, si éstos llegaran a ocurrir durante el proceso de planeamiento.

Por ello será fundamental:

1-Crear un clima de apertura y un ambiente de confianza y respeto a la individualidad de las personas en el núcleo de los equipos de trabajo.

2-Ayudar a los equipos de trabajo a identificar los obstáculos que impiden el logro de las metas propuestas.

3-Favorecer la solución de problemas en equipo mediante el análisis de sus causas y la generación de alternativas de solución.

4-Promover e intervenir en los cambios que resultan necesarios, según indique el análisis de los problemas.

5-  Revisar los conceptos y valores que están en juego durante la implementación de cambios.

6-  Proponer los instrumentos que faciliten la realización de las acciones de cambio.

7-  Fortalecer la capacidad de los equipos para identificar, analizar y resolver problemas.

8-Sensibilizar al equipo para identificar los fenómenos organizados en su dinámica interna y en su interacción con otros grupos.

9-Dar seguimiento a las acciones concretadas y comprometidas por el equipo para efectuar los cambios; colaborar y apoyar, nunca supervisar.

10-Buscar la solución de los problemas paso a paso sin violar etapas e inducir esto a los equipos.

11-Trabajar conscientemente en la formación y desarrollo de los trabajadores y directivos, a fin de crear una capacidad propia y permanente de cambio y asegurar la irreversibilidad de los cambios.

 

Guillermo Devereux

liamdevereux@live.com.ar

Twitter: @23essex

 

Artículos relacionados

0 Comentarios

Todavía no hay comentarios !

No hay comentarios hasta ahora, quieres escribir uno?

Escribe un comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.