TodoManagement

Noticias

 Últimas noticias

¿Podremos crear confianza en nuestras empresas?

¿Podremos crear confianza en nuestras empresas?
octubre 30
00:02 2014

Por Marta Restrepo

La confianza no es solamente un asunto relacionado con  la atracción de una coyuntura de mercado.  Tiene que ver sustancialmente con acciones ejecutivas de la organización que  estimulan y promueven buenas prácticas  para estar en sintonía con  el momento de mercado.   Por tanto, construir la confianza  es un ejercicio diario de los equipos de trabajo involucrados con los clientes, proveedores, usuarios, zona social de influencia, colegas y socios.

 

La confianza, como resultante de acciones adecuadas en situaciones específicas, afecta el futuro de las relaciones de las organizaciones, y ante todo es el soporte de la capacidad de influir y proyectarse en un escenario de las mismas.  Para la gestión de mercadeo esta es esencial.  Sin confianza no hay futuro, no hay negocio, no hay oportunidad.  Y si el soporte de la confianza  se establece en la actuación, he aquí algunos frentes  para verificar que tan cercanos estamos de fortalecer la confianza que debemos tener hacia nuestra organización:

 

– Primero:   Políticas comerciales serias y responsables.  Establecer políticas que se puedan llevar a cabo en la ejecución diaria aporta a la relación con los clientes sentido de pertenencia y claridad sobre las reglas de juego.  La diversidad de opiniones, criterios y propuestas que en muchas ocasiones son parte de la vida del consumidor generan un alto desgaste en los procesos de compra.

– Segundo:  Comunicación comercial coherente y veraz.  La planificación de la comunicación debe permitir que  los diferentes públicos perciban la apertura de un flujo de ida y vuelta del dialogo de la organización.  La comunicación comercial, constituida tanto por ofertas, publicidad,  divulgación técnica, como por comentarios informales, experiencias del cliente y momentos de verdad es altamente sensible a la percepción humana.  Todo esfuerzo de su empresa para que las cosas se digan como son, redundará de manera  beneficiosa en el prestigio, la reputación y la generación de confianza.

– Tercero:  Sistemas de información  al día.  La organización que crea confianza  es una organización informada. Pero la información como tal no es un dato o un hecho simplemente.  La información es un producto de la inteligencia de quienes están al frente del sistema de información.  Un sistema de información debe funcionar en tiempo real, debe proporcionar  un panorama simple pero completo de la realidad del contexto en el cual se mueve el negocio.  Debe ser fácil de administrar y sencillo de manipular.  Modelarlo con el aporte del ingeniero y la mente del creativo es  la mejor forma de que funcione adecuadamente.

– Cuarto: Gestión de servicio centrada en la anticipación: La confianza está también  relacionada con el servicio como valor de la organización.  Si bien el servicio es un complemento esencial del producto, también  cumple con otra función: es un desafío a la capacidad de respuesta de la organización en función de la demanda y las expectativas del consumidor.   Esta última juega como una llave de éxito: la calidad de la experiencia del cliente lo compromete y estimula de manera natural su preferencia.

– Quinto: Procesos modelados con enfoque en la productividad y eficiencia: Confianza es hacer las cosas bien.  Las técnicas administrativas  que permiten que las organizaciones funcionen adecuadamente y cumplan la tarea para la cual han sido creadas.  El pensamiento por procesos es el resultado de una reflexión seria y de un actuar disciplinado y  previsible.  Esto ayuda mucho  a sostener la promesa y a permitir identificar oportunidades de mejoramiento.

 

 

Más allá del índice técnico de la medición de confianza y de la valoración estadística, la construcción de confianza se centra en una actitud profesional, basada en el respeto y la dignidad de cada persona que es también un consumidor.  Si la cultura organizacional  incorpora una práctica cotidiana de todas las personas que hacen su oficio pensando en inspirar confianza, dicha actuación generaría preferencia y sostenibilidad en el largo plazo.   Lo anterior invita a la gerencia de la pequeña empresa a trabajar en lo cualitativo, en el comportamiento de los equipos de trabajo y en la construcción de lazos de reconocimiento mutuo entre productores y consumidores, para que creer en su negocio no sea un slogan sino una realidad.

 

Marta Lucía Restrepo Torres

marta.restrepo@cesa.edu.co

Artículos relacionados

0 Comentarios

Todavía no hay comentarios !

No hay comentarios hasta ahora, quieres escribir uno?

Escribe un comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.